El don de la palabra al servicio de la defensa de derechos

Destacados escritores de la comunidad LGTBI invitados por el Yaiza Simply Love priman el reconocimiento real a la diversidad antes que el uso del lenguaje inclusivo.

Cuatro creadores invitados por Yaiza, tres escritores y un ilustrador, todos de reconocida trayectoria nacional, participaron este martes de la mesa redonda ‘Literatura LGTBI+ como método de cambio”, lanzando un alegato unánime a favor de la defensa acérrima de los derechos y libertades a través del arte de escribir, aunque advirtiendo que es más importante que la sociedad se abra verdaderamente al reconocimiento real de la diversidad que enfrascarse en la discusión del lenguaje inclusivo.

Los narradores Roy Galán, Ismael Lozano, Álvaro Jiménez y el diseñador gráfico Nareme Melián fueron convidados de lujo al debate literario moderado por la periodista Laura San José como parte de las actividades del festival de la inclusión Yaiza Simply Love organizado por el Ayuntamiento presidido por Óscar Noda a través del Área de Igualdad que dirige el concejal Daniel Medina, ambos presentes en la sala principal de la Casa de la Cultura Benito Pérez Armas.

El novelista Ismael Lozano, cuyo último libro ‘Vagos y maleantes’ narra una historia de amor LTGB, expuso que “cuando escribo no estoy pensando escribir para un colectivo en concreto, escribo para gente de todas las sensibilidades porque para mi lo primordial es el respeto. Tampoco hace falta que esté diciendo que soy gay porque lo importante como escritor es la valía de mis obras”.

Roy Galán, destacado escritor, fotógrafo e influencer, no concibe que “haya que pagar peaje para aceptar la diversidad. Nosotros tenemos la herramienta del don de la palabra y a través de ella defendemos los derechos, pero la sociedad tiene que abrirse y normalizar la situación porque, por ejemplo, en los libros los personajes LGTBI no dejan de ser un dato anecdótico. La idea es que no sean el punto de atracción”.

La apuesta de Álvaro Jiménez y de Nareme Melián también es por el respeto a la diversidad, por la visibilización del colectivo sin ataduras, por tener presente en sus obras escritas e ilustradas una sociedad que no extrañe las parejas homosexuales, que no vea diferente a las personas trans ni señale a las familias homoparentales. En la sala el propio Roy Galán ejemplificaba con su vida esa normalización: “yo no necesité de los libros para que me explicaran nada, la literatura estaba en mi casa porque mis padres fueron dos mujeres”, así de normal, que es parte del clamor del  colectivo.

Los ponentes no solo agradecieron la invitación del Ayuntamiento de Yaiza, sino la propuesta del festival Yaiza Simply Love como un espacio libre y necesario para hablar e intercambiar opiniones y experiencias haciendo partícipe al conjunto de la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba